Frescura del Café: la regla del 15-15-15

Regla de los 15 cafe verde cafe tostado y cafe molido Ghirardelli
La regla dice:
  • Los granos de café verde pueden permanecer sin tostar durante 15 meses.
  • Los granos de café, una vez tostados, deben molerse dentro de los 15 días.
  • El café molido debe usarse dentro de los 15 minutos (o preservarse en recipientes especiales).
Del mismo modo en que preferimos un pan recién horneado, el café siempre será mejor consumirlo unas pocas semanas después de que se haya tostado.
Si bien se le denomina café fresco o ‘recién tostado’ a aquel que cumple este requisito, las etapas que le siguen también son muy importantes.
 
¿Alguna vez te preguntaste por qué los bares y confiterías muelen el café justo antes de servirlo?
Esta es la mejor manera de entregar un café fresco y obtener los mejores resultados. El café molido expuesto al aire se arruina con facilidad.
 
Packaging
El café Ghirardelli se entrega en packaging de aluminio en su interior, sellados herméticamente.
Nuestros paquetes de 250g llevan una válvula desgasificadora que expulsa el exceso de aire que hay en su interior, y a su vez no deja entrar el oxígeno exterior.
 
Heladera: ¿si o no?
Guardar el café en la heladera no es una buena opción a menos que se lo almacene de forma hermética y al retirarlo se lo use en su totalidad.
La justificación es la siguiente: si no se lo guarda herméticamente, el café tiende a absorber los olores y gases de otros alimentos con lo cual se arruinará.
Por otra parte, el café retirado de la heladera -al estar a una temperatura menor que el ambiente- se empieza a mojar debido a la condensación del vapor de agua –como cuando retiramos una lata fría- y la única opción que nos queda es utilizarlo inmediatamente en su totalidad, sin poder reingresarlo ‘mojado’ a la heladera.
 
Nuestra recomendación
  1. Comprar a aquellos que se preocupan por entregar café fresco, en packaging de calidad.
  2. Evite bolsas finas; a pesar de emitir un rico aroma lo único que hacen es degradarlo rápidamente.
  3. Almacenar el café en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar directa.
  4. Si el paquete es bueno, mantener el café en su empaque original y colocarlo en un recipiente hermético, como un tarro de vidrio, aluminio o acero inoxidable.
  5. Una vez abierto, es mejor usarlo dentro de un período de dos semanas para obtener excelentes resultados.